Las quemaduras solares son un problema especialmente frecuente en personas de piel clara que realizan de forma habitual actividades al aire libre como el montañismo, el piragüismo, la jardinería, la pesca, el surf, el ciclismo, el golf, el tenis, correr o ir a la playa; más allá de lo dolorosas y molestas que pueden llegar a ser, las quemaduras solares suelen dejar como secuela manchas, lunares y arrugas que deterioran notablemente el aspecto de la piel. Las quemaduras solares no son causadas por el calor, sino por los rayos ultravioleta B o UVB, por eso, en las zonas de alta montaña es muy fácil quemarse la piel aunque la temperatura no pase de 20 grados, pues debido a la baja presión atmosférica el aire es menos denso y por tanto filtra menos los rayos UVB; en la península ibérica hay rayos UVB en el ambiente desde principios de abril hasta finales de octubre, por lo que las personas que realicen regularmente actividades a la intemperie durante dicho período anual, sobre todo si son de tez clara, deben tomar suplementos fotoprotectores, usar bloqueadores solares y, a ser posible, cubrir el torso con prendas de protección solar UPF50+; en las Islas Canarias hay que protegerse del sol incluso en otoño e invierno, pues debido a su cercanía al Trópico de Cáncer, hay rayos UVB en el ambiente durante todo el año, sobre todo en las zonas de medianía, situadas entre los 600 y 1500 metros de altitud.

 

LA MEJOR PROTECCIÓN SOLAR ES LA QUE SE HACE DESDE DENTRO, aportando a la piel nutrientes fotoprotectores que contrarrestan el daño infligido por los rayos UVB. LA VITAMINA D es una de las sustancias fotoprotectoras más efectivas y a su vez la menos conocida; el hígado de pescados como el bacalao tiene un altísimo contenido de vitamina D debido a que los peces se alimentan de plancton, que es muy rico en esta sustancia, y el alto contenido de vitamina D en el plancton es una defensa frente a la alta exposición solar que hay en la superficie de los mares, ya que la vitamina D absorbe eficazmente los rayos ultravioleta B, evitando así que dañen estructuras celulares como el ADN; por tanto, un estatus óptimo de vitamina D aumenta la resistencia de la piel a los rayos ultravioleta B; la mayoría de las personas suele tener un bajo nivel de vitamina D al comenzar la primavera debido a que en zonas alejadas de los trópicos el organismo no es capaz de sintetizar vitamina D durante el invierno; lo ideal es tener unos niveles séricos alrededor de los 70 ng/ml, para lo que es indispensable un aporte en forma de suplemento; en definitiva, LA PIEL NECESITA LUZ SOLAR PARA PRODUCIR VITAMINA D Y A SU VEZ LA VITAMINA D PROTEGE LA PIEL DE LA LUZ SOLAR. Los rayos ultravioleta causan inmunosupresión en la piel, lo que favorece el desarrollo de cánceres cutáneos, por eso las personas con un órgano transplantado, debido a que son tratadas con inmunosupresores, tienen un riesgo de cáncer de piel varias veces mayor al de personas con una respuesta inmune normal; es muy importante destacar que esta inmunosupresión se produce con una exposición muy inferior a la necesaria para producir una quemadura solar; los bloqueadores solares son capaces de prevenir las quemaduras pero no la inmunosupresión; la NIACINAMIDA por vía oral es muy efectiva para evitar la inmunosupresión causada por los rayos ultravioleta; en un estudio clínico publicado en octubre de 2015 en la prestigiosa revista The New England Journal of Medicine se observó que la suplementación con 1000 mg diarios de niacinamida durante doce meses redujo el porcentaje de recaídas y lesiones precancerosas en pacientes que habían sufrido algún tipo de cáncer de piel no melanoma; no hay que olvidar que el consumo de una sola vitamina del grupo B puede producir déficit del resto; por este motivo, cuando se toma niacinamida es importante tomar también COMPLEJO B. La TAURINA, la VITAMINA A y el SELENIO también protegen la piel de los rayos ultravioleta.

En cuanto a los bloqueadores solares, lo ideal es usar un producto de cosmética natural con óxido de zinc no nano; todos los demás son tóxicos en mayor o menor medida.

 

PROTOCOLO PARA PARA PROTEGER LA PIEL DEL SOL

 

Tomar con el desayuno:

-1 cápsula de 500 mg de Niacinamida Dr. Clark

-1 cápsula de 500 mg de Taurina Dr. Clark

-1 perla de 4000 IU de Vitamina A Dr. Clark

-1 perla de 1000 IU de Vitamina D Dr. Clark

-1 cápsula de 461 mg de Complejo B Dr. Clark

-1 cápsula de 200 mcg de Selenio Dr. Clark

 

Tomar con la comida del mediodía:

-1 cápsula de 500 mg de Niacinamida Dr. Clark

-1 cápsula de 500 mg de Taurina Dr. Clark

-1 perla de 4000 IU de Vitamina A Dr. Clark

-1 perla de 1000 IU de Vitamina D Dr. Clark

Articulo escrito por Ignacio Chamorro, Miembro de la Dr Clark Research Association

Si tienes alguna consulta puedes hacerla aquí

En estos artículos no recibirá consejos médicos, pero sí pautas basadas en la naturopatía, la nutrición orto-molecular y las investigaciones de la Dra. Clark. Los consejos dados no implican necesariamente que la medicina oficial esté de acuerdo con ellos.

Para cualquier consejo médico acuda a su médico!

DISTRIBUIDORES

DISTRIBUIDOR CENTRAL

Dr Clark Zentrum:
Mail: info@drclark.com. Web: eu.drclark.com