El ácido úrico es una sustancia producida por el metabolismo que, a elevadas concentraciones, puede producir problemas de salud como gota o cálculos renales. El ácido úrico se genera como resultado de la oxidación de las purinas, también llamadas nucleótidos, sustancias a partir de las cuáles se sintetizan el ADN presente en los cromosomas o el ATP, que proporciona energía a las células. Los seres humanos, junto con los simios, son los únicos mamíferos que presentan cifras elevadas de ácido úrico en sangre, el resto de mamíferos tienen niveles muy bajos debido a que lo oxidan a alantoína; resulta muy revelador que los únicos mamíferos que presentan niveles elevados de ácido úrico en sangre sean precisamente aquellos que no son capaces de sintetizar vitamina C; Se cree que el elevado nivel de ácido úrico en sangre de seres humanos y monos es una adaptación que permite compensar parcialmente su incapacidad para producir vitamina C, pues el ácido úrico es un poderoso antioxidante; debido a su efecto antioxidante, el ácido úrico es un gran neuroprotector; altos niveles de ácido úrico se asocian con un mayor cociente intelectual en niños y jóvenes, mejor rendimiento escolar, mayor capacidad de aprendizaje, una progresión más lenta y una supervivencia más larga en personas con esclerosis lateral amiotrófica y una menor incidencia de enfermedad de Parkinson, enfermedad de Alzheimer y esclerosis múltiple.

A pesar de sus efectos beneficiosos, el ácido úrico tiene el inconveniente de ser muy poco soluble en agua, por lo que puede dar lugar a la formación de piedras en los riñones y, en algunas personas, tiende a precipitar en forma de cristales en las articulaciones, sobre todo la articulación metatarso-falángica del dedo gordo del pie, produciendo dolorosísimos ataques de gota. LA GOTA NO SE DEBE A UNA SOBREPRODUCCIÓN DE ÁCIDO ÚRICO SINO A UNA INCAPACIDAD PARA EXCRETARLO POR VÍA RENAL, por tanto, lo importante es aumentar la excreción renal de ácido úrico más que disminuir la producción del mismo mediante una dieta baja en purinas; además, la mayor parte del ácido úrico no procede de las purinas de la dieta sino de purinas endógenas producidas por el organismo; se estima que la producción diaria de purinas endógenas es de unos 500 a 600 miligramos aproximadamente, mientras que la ingesta dietética de purinas es de solo 100 a 200 mg aproximadamente, por lo que restringir severamente la ingesta de purinas no marca una gran diferencia. Para potenciar la excreción urinaria de ácido úrico lo primero que hay que hacer es LIMPIAR LOS RIÑONES de cálculos, arenillas, tóxicos y bacterias; el protocolo de limpieza renal ideado por la doctora Hulda Clark es el método más eficaz para limpiar en profundidad riñones, uréteres, vejiga y uretra. En todos los casos de gota encontramos un mal funcionamiento hepático y disbiosis intestinal, que deben ser corregidos, pues un 30 por ciento del ácido úrico que produce el organismo es eliminado por vía biliar junto con las heces, motivo por el cuál es importantísimo regular el tránsito intestinal así como limpiar a fondo los conductos biliares y la vesícula mediante una limpieza intestinal y varias limpiezas hepáticas. Los pacientes con gota a menudo tienen resistencia a la insulina; desde nuestra perspectiva, esto es debido a que hay bacterias y parásitos en páncreas que alteran la síntesis de esta hormona, lo que da como resultado una insulina defectuosa que no es reconocida por las células debido a que su estructura molecular ha sido modificada por patógenos. En definitiva, los altos niveles de ácido úrico característicos de las personas con gota son solo la punta del iceberg de un desequilibrio metabólico crónico resultado de una mala función de varios órganos vitales; para restablecer el equilibrio metabólico y normalizar la función de riñones, hígado, intestinos y páncreas es indispensable limpiar el organismo en el orden que se expone en la tabla inferior.

 

  Limpieza renal

 

(42 días)

 Limpieza intestinal

 

(28 días)

 Desparasitación de ascárides

 

(15 días)

 1ª limpieza hepática

 

(1 día)

 3 semanas de descanso  2ª limpieza hepática

 

(1 día)

 3 semanas de descanso  3ª limpieza hepática

 

(1 día)

 

  2ª Limpieza renal

 

(42 días)

2ª Limpieza intestinal

 

(28 días)

 2ª Desparasitación

de ascárides

 

(15 días)

 4ª limpieza hepática

 

(1 día)

 3 semanas de descanso  5ª limpieza hepática

 

(1 día)

 3 semanas de descanso  6ª limpieza hepática

 

(1 día)

 

En lo respectivo a la alimentación, lo primordial es seguir una dieta alcalinizante con un alto contenido en hortalizas, pues cuanto más alcalina es la orina más ácido úrico se elimina; el pH óptimo es de 6,5 aproximadamente. Las mejores fuentes de proteína son el pescado, las aves, los lácteos de cabra y oveja, especialmente el kéfir, y los huevos; en cuanto a los carbohidratos, los más saludables son la quinoa, el amaranto y el trigo sarraceno tomando como máximo 40 gramos (en crudo) por ración; los cereales como el trigo, centeno, avena, cebada y maíz deben evitarse; también hay que evitar las patatas y boniatos. Es importante incluir en la dieta fuentes de grasa saludable como el aceite de coco, el aguacate y la macadamia. Las setas como champiñones, níscalos, shiitake, etcétera, se pueden consumir un par de veces por semana a pesar de que contienen purinas debido a que contienen multitud de componentes altamente beneficiosos como los beta-glucanos, la ergotioneína y la trehalosa. Las dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas y grasas son acidificantes, por lo que no son recomendables, a pesar de que en los últimos años se hayan puesto de moda y muchos médicos, nutricionistas e influencers las recomienden con entusiasmo. El ayuno absoluto durante varios días, es decir, abstenerse de ingerir cualquier alimento o bebida excepto agua, no es beneficioso para las personas con gota, pues aunque en el ámbito del higienismo y la medicina naturista se considere que es el método más efectivo para depurar el organismo, la realidad es que produce una hiperuricemia muy acentuada debido a que los cuerpos cetónicos que se generan durante el ayuno inhiben la excreción renal de ácido úrico; de hecho, recuerdo el caso de un naturista convencido que ayunó durante varios días con el objetivo de desintoxicar su organismo y, para su sorpresa, sufrió un ataque de gota. La fructosa aumenta los niveles de ácido úrico; por este motivo hay que evitar las frutas, a excepción del limón, el pomelo, los arándanos y las frambuesas, así como el azúcar moreno, la miel, el sirope de agave o la melaza, siendo lo más aconsejable reemplazarlos por estevia. El consumo de café, al contrario de lo que mucha gente cree, es beneficioso y ayuda a los riñones a excretar el ácido úrico. Los mariscos y los productos de casquería como las mollejas, sesos, hígado, etcétera, pueden consumirse con mucha moderación una vez al mes, no más. Por último, ES MUY IMPORTANTE ABSTENERSE POR COMPLETO DE BEBER ALCOHOL.

Los suplementos más efectivos para aumentar la excreción renal de ácido úrico son la TAURINA y la VITAMINA C, lo ideal es tomarlas de forma simultánea tres veces al día. De acuerdo a nuestras observaciones en centenares de pacientes, en todos los casos de gota hay déficit de SELENIO, por lo que es necesario aportar este oligoelemento mediante suplementación.

Para terminar, es importante destacar que las personas que no padecen gota ni tienen cálculos renales no necesitan seguir ningún tratamiento aunque tengan unos valores altos de ácido úrico, o sea, por encima de 7 mg/dl o incluso más.

 

PROTOCOLO PARA AUMENTAR LA EXCRECIÓN RENAL DE ÁCIDO ÚRICO

Tomar con el desayuno:

-1 cápsula de vitamina C

-1 cápsula de taurina

-1 cápsula de selenio

 

Tomar con la comida del mediodía:

-1 cápsula de vitamina C

-1 cápsula de taurina

 

Tomar con la cena:

-1 cápsula de vitamina C

-1 cápsula de taurina

Articulo escrito por Ignacio Chamorro, Miembro de la Dr Clark Research Association

Si tienes alguna consulta puedes hacerla aquí

En estos artículos no recibirá consejos médicos, pero sí pautas basadas en la naturopatía, la nutrición orto-molecular y las investigaciones de la Dra. Clark. Los consejos dados no implican necesariamente que la medicina oficial esté de acuerdo con ellos.

Para cualquier consejo médico acuda a su médico!

DISTRIBUIDORES

DISTRIBUIDOR CENTRAL

Dr Clark Zentrum:
Mail: info@drclark.com. Web: eu.drclark.com