Muchas personas tienen dificultad para perder grasa aunque sigan una dieta estricta y hagan ejercicio físico varios días por semana; su cuerpo simplemente no responde de forma adecuada a dichas medidas; en la mayoría de casos, la dificultad para perder grasa se debe a que intestinos e hígado están sucios y sobrecargados, lo que produce un estado de intoxicación crónica que menoscaba la capacidad de las células para quemar grasas.

Conviene aclarar que la intoxicación crónica a la que nos referimos es muy distinta de las intoxicaciones agudas que requieren tratamiento urgente mediante lavado de estómago, carbón activado, hemodiálisis y antídotos; Las intoxicaciones agudas producen la muerte si no se tratan de inmediato, mientras que en el caso de la intoxicación crónica por mala función de intestinos e hígado, la persona puede vivir con ella durante décadas, aunque con mala salud.

Lo primero que hay que hacer para depurar el organismo es limpiar en pronfundidad los intestinos, pues son la principal fuente de toxicidad debido a que en estos se suelen acumular restos de comida sin digerir y materia fecal antigua que favorecen la proliferación de bacterias perjudiciales que liberan lipopolisacáridos, que son potentes inductores de la respuesta inflamatoria. Los parásitos intestinales también son una fuente de toxicidad, pues segregan sustancias nocivas que en algunos casos son altamente carcinogénicas. El mejor método para eliminar suciedad, parásitos y bacterias perjudiciales de los intestinos es el protocolo de limpieza intestinal creado por la doctora Hulda Clark; si quieres conocer en detalle dicho protocolo pulsa AQUÍ.

Los probióticos ayudan a perder grasa, pero para poder beneficiarnos lo ideal es tomarlos después de la limpieza intestinal, no antes; esto es así porque primero hay que eliminar parásitos, bacterias, materia fecal antigua y restos de comida mal digerida. Antes de repoblar con bacterias buenas hay que limpiar en profundidad el intestino de la misma manera que antes de sembrar en un campo abandonado hay que desbrozar para quitar las malezas. Uno de los probióticos más completos del mercado es Royal Flora, pues contiene una combinación de ocho bacterias simbióticas. La pauta es de dos cápsulas al día con el desayuno durante 120 días, es decir, cuatro meses.

Una vez limpios los intestinos, es imperativo hacer tres limpiezas hepáticas -una al mes durante tres meses- para potenciar la depuración del organismo. Cuando el hígado y los conductos biliares se hallan obstruidos, la bilis no llega en cantidad suficiente a los intestinos, lo que favorece el sobrecrecimiento bacteriano, pues la bilis contiene ácidos que limitan la proliferación de las bacterias intestinales, manteniendo la población bacteriana dentro de unos límites saludables. No hay que olvidar que los estrógenos se eliminan por vía biliar, de modo que si el hígado, vesícula y conductos biliares se hallan sucios y obstruidos, los niveles de estrógenos se elevan dando lugar a problemas como hipotiroidismo y obesidad, pero también síndrome premenstrual, miomas, e infertilidad. Si quieres saber cómo se hace la limpieza hepática pulsa AQUÍ.

En definitiva, para perder grasa LO IMPORTANTE NO ES TOMAR MENOS CALORÍAS SINO ELIMINAR MÁS TOXINAS.

Articulo escrito por Ignacio Chamorro, Miembro de la Dr Clark Research Association

Si tienes alguna consulta puedes hacerla aquí

En estos artículos no recibirá consejos médicos, pero sí pautas basadas en la naturopatía, la nutrición orto-molecular y las investigaciones de la Dra. Clark. Los consejos dados no implican necesariamente que la medicina oficial esté de acuerdo con ellos.

Para cualquier consejo médico acuda a su médico!

DISTRIBUIDORES

DISTRIBUIDOR CENTRAL

Dr Clark Zentrum:
Mail: info@drclark.com. Web: eu.drclark.com