La dietética convencional lleva décadas insistiendo en que el hábito más importante para mantener una buena salud cardiovascular es limitar drásticamente la ingesta de grasas saturadas y colesterol; paradójicamente, existen factores dietéticos potencialmente perjudiciales para las arterias a los que no se da importancia; el exceso de fósforo en la dieta es un factor de riesgo cardiovascular al que apenas se ha prestado atención; las personas con insuficiencia renal avanzada, que requieren tratamiento  con hemodiálisis, tienen una probabilidad de sufrir un infarto diez veces mayor en comparación con una persona normal debido a que presentan niveles de fosfato crónicamente elevados.

El nivel normal de fosfato en sangre es de entre 2,5 y 4,5 mg/dL; un nivel de fosfato crónicamente elevado por encima de 4,5 mg/dL favorece la calcificación ectópica, es decir, la deposición de calcio en tejidos blandos como arterias y cartílagos. Por paradójico y contradictorio que pueda parecer, es el exceso de fósforo y no de calcio el causante de la calcificación ectópica. De acuerdo a las investigaciones de la doctora Hulda Clark, los depósitos de calcio que se forman en las articulaciones son habitados por bacterias, que generan inflamación y dolor. El exceso de fosfato, además de producir arterioesclerosis y artrosis, genera cálculos renales.

Las personas con problemas cardiovasculares, artrosis o cálculos renales de fosfato tienen que limpiar sus riñones para que estos puedan excretar de forma eficiente el fosfato; el protocolo de limpieza renal ideado por la doctora Hulda Clark es el método más eficaz para limpiar en profundidad los riñones; si quieres conocer en detalle dicho protocolo, pulsa AQUÍ.

En lo que respecta a la alimentación, lo fundamental es moderar el consumo de carne, pescado y cereales, aumentando la ingesta de frutas, hortalizas y lácteos de cabra y oveja; lo ideal sería consumir carne o pescado tres o cuatro veces por semana como máximo y nunca más de 200 gramos cada vez; la doctora Clark recomendaba reducir a la mitad la ingesta de cereales y productos derivados como pan, pasta, galletas y cereales de desayuno; la patata y el boniato son preferibles como fuente de carbohidratos debido a su bajo contenido en fosfato. Las bebidas de cola deben ser evitadas por completo debido a que contienen ácido fosfórico.

En cuanto a la suplementación, la niacinamida disminuye de forma efectiva la absorción de fósforo en el intestino, por lo que es recomendable tomar esta vitamina con cada comida. La vitamina D es absolutamente fundamental, pues la hiperfosfatemia desmineraliza huesos y dientes; lo ideal es tener unos niveles séricos de 70 ng/mL.

 

PROTOCOLO PARA BAJAR LOS NIVELES DE FOSFATO

Tomar con el desayuno:

-1 cápsula de niacinamida

-3 perlas de vitamina D

 

Tomar con la comida del mediodía:

-1 cápsula de niacinamida

 

Tomar con la cena:

-1 cápsula de niacinamida

Articulo escrito por Ignacio Chamorro, Miembro de la Dr Clark Research Association

Si tienes alguna consulta puedes hacerla aquí

En estos artículos no recibirá consejos médicos, pero sí pautas basadas en la naturopatía, la nutrición orto-molecular y las investigaciones de la Dra. Clark. Los consejos dados no implican necesariamente que la medicina oficial esté de acuerdo con ellos.

Para cualquier consejo médico acuda a su médico!

DISTRIBUIDORES

DISTRIBUIDOR CENTRAL

Dr Clark Zentrum:
Mail: info@drclark.com. Web: eu.drclark.com