Nuestros glóbulos blancos, al igual que todas las células de nuestro organismo, necesitan alimentarse para poder cumplir sus funciones correctamente.

Los alimentos que necesitan son:

  • Selenio orgánico
  • Germanio orgánico (procedente de la hortensia)
  • Vitamina C orgánica (procedente del escaramujo)

Cuando nos suplementamos con selenio, hortensia y escaramujo, automáticamente nuestros glóbulos blancos comienzan a deshacerse de su carga tóxica (porque además de atacar patógenos, recogen tóxicos de nuestro sistema para expulsarlos vía urinaria).

Al deshacerse de su carga tóxica, comienzan a trabajar más eficientemente contra los patógenos. La mejor forma de aumentar nuestra inmunidad es tomar estos 3 suplementos juntos porque trabajan en sinergia. Tomamos escaramujo por su alto contenido en vitamina C orgánica y por su capacidad para evitar la oxidación del selenio y del germanio orgánico dado su alto contenido en flavonoides.

La suplementación con selenio activa la descarga y limpieza de nuestros glóbulos blancos, que si no disponen de suficientes niveles de esta mineral, no pueden limpiarse para seguir activos.

Por otro lado, la suplementación con germanio orgánico procedente de la hortensia, además de contribuir a la limpieza de los glóbulos blancos, eleva la actividad de los linfocitos T cooperadores e inhibe los linfocitos T reguladores. También aumenta la actividad de las células “natural killers” y de los macrófagos, aumentando también la producción de interferón.

Lo ideal es alimentar nuestros glóbulos blancos entre 2 y 3 veces al día para conseguir su buen funcionamiento. Estos suplementos se deben ingerir en las comidas.

Otros suplementos recomendados para apoyar a nuestro sistema inmune son:

  • MSM: este suplemento además de ser un poderoso estimulador del sistema inmune, es un excelente detoxificante de metales pesados. La dosificación será de una cápsula con cada una de las 3 comidas.
  • Papaína: normalmente utilizada para ayudar a nuestra digestión. La Doctora Clark observó que este suplemento digería una capa de ferritina que suele estar recubriendo nuestros glóbulos blancos y por tanto no dejando que estos puedan detectar los patógenos ya que en su superficie existen unos receptores para detectar los enemigos y los tóxicos actuando como sus ojos y sus oídos. “Limpiando” esta capa de ferritina de nuestros glóbulos blancos con papaína, estos podrán hacer bien su trabajo. La dosis es de 3 cápsulas aproximadamente 30 minutos antes de 2 de las comidas principales.

Y debemos recordar siempre que un buen sistema inmunológico no es cuántas células blancas tenemos (como nos dicen las analíticas sanguíneas), sino que estas células estén limpias y con fuerza para realizar su trabajo), que es algo que no se suele tener en cuenta, de ahí la cantidad de enfermedades graves que surgen en organismos con el sistema inmune “supuestamente” en buen estado.

“En estos artículos no recibirá consejos médicos, pero sí pautas basadas en la naturopatía, la nutrición ortomolecular y las investigaciones de la Dra. Clark. Los consejos dados no implican necesariamente que la medicina oficial esté de acuerdo con ellos”.”