Muchos tipos de hongos y otros patógenos se esconden dentro de las células rojas de la sangre haciéndose indetectables en los análisis de sangre convencionales.

Tras un periodo de sesiones con el Varizapper los glóbulos rojos mejoran notablemente.